Nota

Hace 15 años se creaban los Centros CFI en las provincias argentinas

Nota

Las Jornadas de sensibilización sobre internet, los talleres de capacitación en NTICs y la novedad de la videoconferencia fueron las principales herramientas que se implementaron en los Centros CFI, en un principio llamados “de Acceso”,  para mejorar la calidad de la comunicación en las provincias argentinas.

A partir de 1983, el CFI fue tomando conciencia de la caída irremediable de los modelos tradicionales de promoción del desarrollo. El fenómeno tecnológico, con su impacto en las variables espacio – tiempo y el consecuente proceso de globalización, quitó total validez a los procesos de fragmentación de la realidad utilizados para su análisis. Tal situación obligó a buscar otras perspectivas de observación.

Una década después la irrupción de Internet le dio carácter masivo a la conectividad. Cualquiera se podía comunicar desde una línea telefónica (siempre y cuando contara con la infraestructura y el equipamiento necesarios).  Ahora ya nadie pensaría en el teléfono para conectarse a Internet, hace 15 años era indispensable.

A fines de la década de 1990, el Consejo Federal de Inversiones incorporó la importancia de las redes sociales y, a la vez, las rescató en la práctica en relación con los procesos de desarrollo regional. Es en este contexto que se implementaron los Centros de Acceso CFI. Cada provincia tuvo su propio Centro, un espacio que el CFI concibió para la realización de las más diversas actividades en pos del crecimiento del país en materia industrial, social, educativa, cultural y en cuanto aspecto se refiera al mejoramiento de las capacidades productivas de la región.

Los Centros de Acceso CFI fueron concebidos como puertas de entrada de la comunidad a las nuevas tecnologías de información y comunicaciones. Su objetivo ha sido y es generar aptitudes y actitudes en la población, que faciliten su integración a los nuevos paradigmas que presenta el mundo actual.

Uno de los primeros Centros inaugurados fue el de Ushuaia, en Tierra del Fuego. El 12 de junio del 2000, la apertura de esa sede anticipaba un hecho histórico. Aquel día,  en coordinación con la Red SchoolNet del Ministerio de Industria de Canadá, se estableció un programa de videoconferencias para ligar el Ártico con el Antártico y enlazar los dos extremos de nuestra América. Ese evento fue un símbolo en sí mismo, que sirvió para comprobar las notables  posibilidades de acceso al conocimiento y la cultura que proveen las tecnologías de comunicación e información.

La sesión contó con la presencia de un grupo de estudiantes de 4to y 5to año del Centro Polivalente de Arte de Ushuaia, y de la Almonte & District High School, de la comunidad de Lanark, cercana a Ottawa, Canadá. Un paso enorme se estaba dando, no solo estratégico y de tinte internacional sino la incursión concreta en el mundo de las TICs, un espacio que recién tendría su auge 10 años después.

Tras ese primer contacto, el sistema de comunicación por videoconferencia se convirtió en una de las principales herramientas utilizadas por las provincias y el CFI. Luego de la primera experiencia, se propuso un esquema de uso de las NTICs operantes, para poder optimizar la relación entre las diferentes áreas con los referentes provinciales.

De esta manera, durante todos estos años se realizaron jornadas de sensibilización, talleres de capacitación y la implementación de programas referentes a conectividad educativa y empresaria, actividades y enfoques que fueron cambiando a través del tiempo, dando respuesta a las necesidades concretas del momento y de cada provincia.