Nota

La Provincia de Misiones finalizó una nueva Línea de Tiempo Temática “Andresito y el Artiguismo en Misiones”

Nota

En el marco del Proyecto Genoma http://genoma.cfi.org.ar/ , el equipo de investigación de la Provincia de Misiones ha finalizado con éxito la publicación de la Línea de Tiempo Andresito y el Artiguismo en Misiones. Asimismo, ha incorporado nuevos eventos a las Líneas Histórica Provincial y Departamentales que oportunamente fueron publicadas.

La investigación que da lugar a la nueva Línea, fue realizada por un  equipo de historiadores coordinados por el Dr. Alfredo Poenitz.

Desde la Revolución de Mayo fueron surgiendo distintas identidades regionales que en la mayoría de los casos dieron lugar al surgimiento de las provincias. Misiones, no obstante, vivió un proceso inverso dado que mientras la mayoría de las provincias se organizaban en la década de 1820, el territorio guaraní-misionero se diluía institucionalmente. La idea de Nación autónoma entre los guaraní-misioneros estaba presente desde tiempos ancestrales, antes incluso que llegaran los jesuitas. Por eso el Artiguismo vino sólo a formalizar y fortalecer las ideas de nación, soberanía, independencia, etc.

En los tiempos del Artiguismo, Misiones conservaba elementos claves como Nación: el idioma guaraní, una cultura particular heredada de la administración jesuítica, la conciencia de un espacio territorial propio, la identificación de un enemigo histórico común: los portugueses, la autonomía de los pueblos expresada en la institución del Cabildo, el autoabastecimiento económico, la conciencia de una dignidad y un modo de ser que se iba degradando.

Andresito nació en tierras misioneras, en el pueblo de San Borja, aparentemente en 1784, es decir que atravesó su infancia en los difíciles momentos de la decadencia de los pueblos guaraníes. Él mismo fue parte del fenómeno de la diáspora guaranítica, aunque no se sabe cuándo partió desde su pueblo hacia Montevideo, donde se registran los primeros datos de su vida. Por ello, cuando es nombrado Comandante General de Misiones por quien lo adoptara como hijo, don José Artigas, prácticamente se dirige a un territorio desconocido. Toda su formación militar e intelectual la había recibido en Montevideo como integrante del Cuerpo de Blandengues. El territorio que le tocó gobernar ya no era el que había visto en su niñez. Estaba fraccionado y su población mestizada viviendo prácticamente en áreas rurales.

El contundente compromiso de lealtad que recibe en cuanto arriba a lo que quedaba de Misiones, sólo puede explicarse a partir de la nueva realidad social que presentaba el territorio conformado no sólo por guaraníes, que indudablemente eran mayoría, sino también por mestizos y blancos ávidos del reconocimiento de posesión y usufructo de las tierras que ocupaban para la práctica de la ganadería y la agricultura.

Los invitamos a recorrer la Línea de Tiempo Andresito y el Artiguismo en Misiones y también interiorizarse sobre otras líneas provinciales, temáticas y biográficas ya publicadas.