bg

Noticias

Hidrógeno verde en Tierra del Fuego AIAS

Con la asistencia técnica del CFI, la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur avanza en un proyecto de transición energética.

Argentina cuenta con la mayor reserva eólica del planeta en la Patagonia, uno de los puntos neurálgicos de lo que será en los próximos años la producción de hidrógeno verde a escala global. 

La producción de hidrógeno existe hace rato. Pero producirlo “verde” significa hacerlo sin contaminar, sin emisiones de carbono hacia la atmósfera, la principal fuente de calentamiento global.  En este contexto de necesaria transformación de la matriz energética, Tierra del Fuego decidió apostar por sus recursos naturales. Tiene el recurso eólico y tiene también su costa marítima, que es fundamental porque para el proceso de obtención de hidrógeno se necesita agua.

Así surgió el estudio de viabilidad alrededor de las posibilidades del hidrógeno que analizó todos los factores: los vientos, la topografía, la disponibilidad de agua (de mar) y la infraestructura existente. El análisis se focalizó en los costos de la cadena de producción de hidrógeno verde, azul y productos derivados, en términos de competitividad y logística. Y del estudio surgió que la alternativa más promisoria es uno de los subproductos del hidrógeno verde: el ‘amoníaco verde’. Es decir, producción de hidrógeno a partir de energía limpia y su conversión local en amoníaco, un fertilizante con múltiples usos en la producción de alimentos y que tiene una fuerte demanda a nivel mundial.



NOTICIAS SOBRE Energía