El CFI a través de su órgano financiero el Fondo Federal de Inversiones (FFI) asiste crediticiamente a las microempresas y pymes de sectores productivos de las provincias argentinas.

Una de las características del funcionamiento del FFI es la diversidad de actividades productivas financiadas en todas las provincias -turismo y servicios, bioeconomia, eficiencia energética, desarrollo de software, ganadería, producción frutícola, alimentos y bebidas, agricultura, servicios agropecuarios, transporte de cargas, metalmecánica, entre otras- y la significativa cobertura geográfica con los créditos del CFI que supera el 95% del total de departamentos de todo el país, lo que demuestra claramente el sentido de aplicación federal de los recursos y la federalización de la producción nacional.

 El financiamiento otorgado se ha dirigido mayoritariamente a acompañar el desarrollo y fortalecimiento de las economías regionales con el fin de aumentar la productividad, disminuir los costos productivos y mejorar la competitividad.
 
La metodología de trabajo está basada en la evaluación técnica, económica y financiera de los proyectos a financiar.