El organismo de las provincias argentinas

El Consejo Federal de Inversiones es un organismo de las provincias argentinas creado en el año 1959 mediante un Pacto Federal. Su misión es promover el desarrollo armónico e integral del país en base a un esquema solidario y descentralizado.

Para ello, utiliza dos grandes herramientas: la cooperación técnica y la asistencia financiera.

La cooperación técnica se brinda al sector público a través de estudios, proyectos, planes y programas de diversa naturaleza que se llevan adelante en todos los Estados Miembros.

Mediante la asistencia financiera, el CFI pone a disposición de las micro, pequeñas y medianas empresas, líneas de créditos para pre inversión, capital de trabajo, inversión y pre financiación de exportaciones.

Ambas herramientas, se complementan y articulan con el fin de garantizar una eficiente y eficaz asignación de los recursos tanto humanos como económicos.

 

¿En qué trabajamos?

Las siguientes líneas programáticas son los grandes vectores de desarrollo sobre los que el CFI despliega su accionar en las provincias argentinas:

  • Identidad federal
  • Economías provinciales
  • Infraestructura y sociedad
  • Gestión de gobierno
  • Nuevas tecnologías
  • Regionalización
  • Financiamiento

Estas líneas son dinámicas y se entrelazan transversalmente optimizando recursos y potenciando cada acción.

 

¿Cómo trabajamos?

El CFI responde técnica y financieramente a las solicitudes específicas de cada provincia y, al ser un organismo de investigación, también propone a sus estados miembros nuevas actividades, programas y proyectos que considere oportunos.

Las tareas son llevadas a cabo por personal propio, consultores externos y técnicos y funcionarios de las administraciones provinciales. Asimismo, se realizan alianzas estratégicas con equipos académicos, entidades de empresarios y diferentes actores de la sociedad civil.

Este modo de trabajo en red, permite la optimización de recursos y es, sin duda, el gran valor intangible que tiene la institución.

 

¿Quién nos controla?

Las provincias controlan al Consejo a través de una Auditoría Externa, que reporta y es elegida por la Asamblea.

Además, la Institución cuenta con una Auditoría Interna que responde a la Secretaría General.